Las 6 tendencias de engagement y marketing a seguir en 2021

Las 6 tendencias de engagement y marketing a seguir en 2021 | MCI Spain | ES

Queremos brindarte una serie de herramientas a través de 6 áreas clave de engagement y estrategias de marketing para 2021

 

Es divertido intentar predecir qué tendencias traerá el 2021 al mundo empresarial después de un año que desafió todas las predicciones o expectativas.

La naturaleza de casi todo lo que hacemos, desde nuestras interacciones sociales hasta nuestra vida laboral y comportamiento de compra, ha sido alterada irrevocablemente por los eventos mundiales de 2020. E incluso con la promesa de una vacuna en el horizonte, el futuro sigue siendo incierto.

A lo largo de la historia, los momentos de crisis han envuelto y acelerado cambios que han estado en marcha durante años. Pero el cambio también puede ser una oportunidad para hacerlo mejor y ser mejor. 

La disrupción causada por el COVID-19 no ha tenido precedentes, pero también ha obligado a las organizaciones a hacer y pensar de manera diferente. La necesidad de visión, innovación y transformación nunca ha sido más pronunciada. Con estas 6 tendencias para el 2021, esperamos brindarles una brújula para navegar por este nuevo mundo, anticipar expectativas y liderar con empatía.

 

1. El engagement del público es una vía de doble sentido

Video call

Las estrategias de engagement de la audiencia han evolucionado durante años como efecto directo de los cambios en los comportamientos de compra, el aumento de la adopción de las redes sociales y la introducción de nuevas tecnologías.

La pandemia de COVID-19 ha acelerado esta tendencia, destacando una necesidad aún mayor de empoderamiento e interacción de la audiencia en el mundo virtual. Pensemos en la increíble popularidad de TikTok, la red social para compartir vídeos que permite a los usuarios crear y manipular contenido de vídeo, convirtiéndose en una vía de expresión para millones de personas.

Lo que veremos en 2021 es la continuación de esta tendencia. Las personas ya no se sienten como oyentes pasivos, sino que buscan participar y quieren influir, interactuar y sumergirse en la conversación de una marca.

Para las organizaciones, esta es una oportunidad única de ver el engagement como un camino de dos vías y crear estrategias que involucren a la audiencia de una manera más profunda, como la co-creación o producción de contenido original.

Se debe invitar a la audiencia a participar y aportar un soplo de aire fresco a la estrategia, productos y servicios.

 

2. Análisis de emociones

Women smiling

Desde hace mucho tiempo se sabe que cuando los consumidores se enfrentan a una decisión de compra, confían en las emociones con mucha más frecuencia que en el pensamiento racional. Como tal, las emociones son esenciales para el marketing, la experiencia del cliente y la lealtad a la marca.

Pero, al contrario de los macrodatos ahora completamente comercializados, las emociones son innatamente esquivas: son subjetivas, no cuantificables y difíciles de medir.
Todo esto está a punto de cambiar.

Nuevas investigaciones en neurociencia y psicología, así como nuevas tecnologías (herramientas de análisis de texto basadas en inteligencia artificial, análisis biométrico y facial) están ingresando al mundo empresarial de empresas como IBM, Nielsen y Realeyes.

En los próximos años, las marcas se apresurarán a aprovechar estas nuevas técnicas y obtendrán una ventaja competitiva en el "por qué" que impulsa los comportamientos de las personas, en contraposición al "qué" identificable a través del análisis de datos.

 

3. Liderar con propósito, participar con empatía

2020 ha demostrado que las organizaciones basadas en un fuerte sentido del "por qué" están mejor equipadas para navegar por un cambio sin precedentes.

En medio de la pandemia, las organizaciones que practicaron la empatía informada hacia sus clientes, la fuerza laboral y la comunidad fueron recompensadas con nuevos negocios y lealtad del cliente.

Los estudios han estado informando durante años cómo las generaciones más jóvenes, las Generaciones Y y Z, consideran el propósito de las marcas como un factor importante en sus decisiones de compra, llegando incluso a cambiar de proveedor de servicios si una empresa los decepciona con la sordera o el desprecio por los problemas sociales. 

En el mundo posterior a COVID, la gente le pedirá a su marca que los haga sentir parte de algo más grande que su producto o servicio y los conecte en torno a valores y creencias comunes.

Sin embargo, esto no debería ser solo para mostrar. Poner su "por qué" en el centro de sus operaciones es un compromiso a largo plazo para incorporar un propósito en toda la cadena de valor. Solo entonces este sentido de propósito irradiará fuera de su organización y llegará al cliente.

 

4. De regreso a lo “local”

Viniendo de una década en la que viajar nunca había sido más fácil y accesible, la pandemia cambió el estilo de vida de muchos.

La imposibilidad de viajar internacionalmente trajo a la superficie una nueva tendencia: un nuevo interés en lo local.

La gente se dispuso a explorar su propia ciudad o país, apreciando lo que antes se podía haber pasado por alto. Descubrieron que no es necesario tomar un avión al otro lado del mundo para disfrutar de la naturaleza, la historia y el patrimonio cultural.

Al mismo tiempo, personas de todo el mundo, tanto individual como colectivamente, abandonaron a los grandes actores en favor de las empresas y empresarios locales, apoyándolos en las dificultades económicas causadas por la pandemia.

Si bien los viajes internacionales podrían reiniciarse en 2021, la apreciación de lo local llegó para quedarse, especialmente a medida que aumenta la conciencia de los consumidores sobre los problemas de sostenibilidad. Y con el costo que los viajes tienen sobre el medio ambiente, cada vez más personas se saltearán los vuelos innecesarios y adoptarán alternativas más ecológicas.

 

5. Experiencias físicas aumentadas

Uno de los muchos resultados de COVID-19 es el cambio de actitud hacia lo que se puede hacer o experimentar sin estar físicamente presente.

Con menos oportunidades para las experiencias "de la vida real", el mundo virtual se ha convertido en el espacio preferido para el entretenimiento, los pasatiempos y el trabajo.

NPD informa que solo en los EE. UU., Las ventas de juegos en agosto aumentaron un 37% año con año a USD 3.3 mil millones.

2020 también vio un aumento en la popularidad de plataformas como Zwift, una plataforma de fitness interactiva que permite a los participantes conectar de forma inalámbrica sus bicicletas estáticas o cintas de correr a una aplicación para alimentar avatares en el juego y sumergirlos en un mundo 3D.

A medida que la realidad virtual y aumentada, Internet de las cosas (IoT), y otras tecnologías se generalizan, las experiencias inmersivas nunca han sido más rentables y divertidas. Y aunque volveremos a las experiencias en persona, la gente seguirá anhelando la inmersión y el factor sorpresa al que nos acostumbramos gracias a la tecnología virtual.

 

6. El año de lo híbrido

Dado que será cada vez más común aumentar las experiencias de la vida real con funciones virtuales, predecimos que 2021 será el año de eventos, conferencias y reuniones híbridas.

Dado que el fin de la pandemia aún no es una realidad, muchos evitarán viajar y desperdiciar recursos a menos que sea estrictamente necesario. El híbrido es un formato muy atractivo para las organizaciones por su flexibilidad, ya que permite que su audiencia participe, se involucre y aprenda sin restricciones de tiempo o ubicación.

Pero a medida que crece la demanda de eventos híbridos, también lo harán las expectativas de los asistentes.

Los nuevos comportamientos de la audiencia requerirán un cambio en la forma en que se conceptualizan los eventos híbridos. A partir de eventos estáticos similares a seminarios web, veremos un aumento en las experiencias similares a la televisión con un mayor valor de producción. Los estudios de grabación reemplazarán los lugares de eventos o los centros de convenciones, con un fuerte enfoque en las funciones audiovisuales y virtuales.

El diseño de eventos híbridos consistirá en crear una experiencia que satisfaga tanto a las personas que participan presencialmente como a las que se conectan de forma remota desde casa. Se pondrá especial énfasis en cómo involucrar a ambas audiencias a través de elementos interactivos y en cómo entregar contenido de una manera que sea al mismo tiempo asimilable, entretenida y educativa.

A medida que avanzamos en esta nueva década de innovaciones digitales, la necesidad de que las organizaciones se conecten de manera humana y unan a las personas es más importante que nunca.

En MCI, diseñamos estrategias de engagement que liberan el poder de la comunidad en todos los puntos de contacto, ya sea en vivo, virtual o una combinación de los dos. 
Contactános para descubrir cómo podemos ayudarte a superar los desafíos de la era digital.