Los 4 pilares de la transformación digital

Los 4 pilares de la transformación digital | MCI Spain | ES

Con el caos causado por el COVID-19, las organizaciones se enfrentan al desafío de tener que adaptarse rápidamente a un futuro digital que de repente se convirtió en el presente. Pero, ¿qué es esta transformación digital y cómo la podemos abordar?

Hay una caricatura de Tom Fishburne, quien realiza dibujos animados de marketing con sentido del humor, que captura con precisión cómo el COVID-19 está acelerando la transformación digital en muchas empresas. La caricatura muestra una una reunión dentro de un edificio de oficinas, en la que un ejecutivo rechaza la necesidad de la transformación digital dentro de la empresa, mientras que afuera, una bola de demolición COVID-19 está a punto de aplastar el edificio.

 

Aparte de sus consecuencias humanitarias, la pandemia está actuando como un catalizador del cambio a una escala tan amplia que podría definir a toda una generación. Y aunque no podemos predecir lo que nos depara el futuro, está claro que será digital.

Anteriormente, vimos cómo la industria de eventos se ha acelerado hacia soluciones digitales y virtuales en todos los ámbitos, ya sea para la organización profesional de congresos, la participación de la audiencia, la comunidad o el diseño de eventos. El objetivo era adaptarse a la situación global actual preservando el poder de las conexiones humanas.

Para la industria de eventos y muchos otros, la crisis requirió acciones decisivas para salir de la crisis con más fuerza que antes. Asumir la transformación digital podría suceder por muchas razones, pero en el escenario actual, era una cuestión de supervivencia.

 

¿Qué es la transformación digital?


Tomando prestada la definición de The Enterprisers Project, la transformación digital es la integración de la tecnología digital en todas las áreas de un negocio, cambiando fundamentalmente la forma en que se opera y entrega valor a los clientes. También es un cambio cultural que requiere que las organizaciones desafíen continuamente el status quo, experimenten y se sientan cómodas con el fracaso.

Si bien la tecnología es el motor de este cambio, las transformaciones digitales tienen que ver primero con los negocios. Animan a reconsiderar todo, desde departamentos tradicionales hasta modelos de negocio consolidados.

Debido a que es una evolución tan extensa y potencialmente radical, la transformación digital debe estar respaldada por una estrategia. Y aunque variará según sus desafíos y objetivos específicos, hay 4 pilares que todas las organizaciones y líderes empresariales deben considerar al embarcarse en su transformación digital.



Los 4 pilares de la transformación digital

 

1. Empoderar a los empleados

Las personas dentro de una organización son clave para dominar con éxito la transformación digital. Los empleados deben estar capacitados para impulsar los esfuerzos digitales con las habilidades y herramientas adecuadas para simplificar la colaboración y mejorar la productividad.

Al centrarse primero en su desarrollo, puede crear una cultura en la que la integración de la tecnología impulse la innovación y la visión de futuro.


2. Optimizar procesos 

Además de las personas, una empresa también es un conjunto de procesos e información altamente interconectados. El objetivo principal de la optimización de procesos es reducir el tiempo y los recursos invertidos, los cuellos de botella y los errores mientras se obtienen mejores resultados comerciales. Los procesos se pueden mejorar de diferentes formas según sus necesidades. Ya sea que necesite reestructurar, automatizar o adoptar alguna tecnología para cambiarlos por completo, se debe comenzar con un conjunto claro de objetivos y probar la mejor herramienta que funcione para uno.


3. Transformar la oferta de servicios

La competencia es fuerte hoy en día, con muchas empresas de primer orden digital que están revolucionando el mercado con nuevas tecnologías y soluciones. Sin invertir en una estructura ágil respaldada por tecnología, se vuelve más difícil adaptarse a los nuevos comportamientos de los clientes y retenerlos.

Para mantenerse al día, las empresas deben considerar la posibilidad de reinventar su oferta de servicios y modelos comerciales. Deben encontrar un diferenciador y capitalizar las nuevas oportunidades de ingresos.



4. Centrarse en la experiencia del cliente

Antes de invertir en cualquier tecnología, se debe comprender los comportamientos y expectativas de los clientes. Los clientes no cambiarán para adaptarse a su organización transformada, por lo que es clave centrarse primero en la experiencia del cliente.

Luego, la tecnología entra para ayudar a construir un compromiso mejor y más fuerte. Gracias a los datos, se puede realizar un seguimiento, medir e informar cada actividad y acción de los clientes. Eso da como resultado una vista de 360 grados de sus clientes que lo ayuda a crear experiencias de cliente más personales y humanas.

Tengamos en cuenta primero a estos pilares y luego a la tecnología, y tendremos una empresa con cimientos sólidos, lista para abordar los desafíos futuros.

Todavía tenemos que ver el final de la crisis del COVID-19. No sabemos exactamente cuándo llegará la recuperación y cuánto tiempo llevará. Mientras tanto, es fundamental preparar a la empresa para el futuro digital.


Si tu empresa u organización tiene problemas con proyectos cancelados, procesos estancados y clientes inactivos, contactános para conocer cómo una estrategia digital consciente y calculada puede revitalizar tu negocio.